• Yair HR

UTILIDAD Y EFICACIA DE LA TERAPIA PSICOLÓGICA POR INTERNET

Las investigaciones muestran que las intervenciones psicológicas online son eficaces, principalmente desde un enfoque cognitivo-conductual. Se ha encontrado apoyo empírico sobre todo cuando se usa en el tratamiento de problemas de ansiedad, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático, insomnio, problemas de control de peso, adicciones y dolor entre otros, aunque es necesario continuar investigando.


La mayor parte de las investigaciones se han hecho en adultos, aunque se ha sugerido que esta modalidad de intervención podría ser particularmente beneficiosa para niños y adolescentes, que están más habituados a este formato de comunicación.


La intervención telepsicológica se suele utilizar como terapia psicológica en sí misma (íntegramente o combinada con sesiones presenciales), como complemento al tratamiento presencial (p. ej., para conocer a un familiar, prestar apoyo inmediato en ciertas situaciones, aumentar la frecuencia de las sesiones, etc.), para permitir seguimientos más completos y prolongados de una terapia presencial, para prestar apoyo en momentos de crisis o para realizar evaluaciones mediante test o programas estandarizados, entre otros.


Todavía no hay evidencia suficiente sobre muchos de los aspectos que afectan a la telepsicología, si bien algunas investigaciones sugieren que estas intervenciones pueden contribuir a reducir el estigma y suponer una mayor apertura y satisfacción para el cliente, aunque todavía muchas personas manifiesten desconfianza ante estas tecnologías.


Existe evidencia suficiente que indica que es posible construir una alianza terapéutica fuerte e incluso similar a la que se establece en una terapia presencial, aunque esto todavía pueda suponer un desafío para muchos de los psicólogos que trabajan en este formato.

Asimismo, para que la intervención tenga eficacia es fundamental garantizar que se cumplen una serie de requisitos. En concreto:

· Espacio terapéutico: debe garantizarse que la comunicación se produce en un espacio privado, que el terapeuta se conecta desde un espacio profesional, con una iluminación adecuada y que la cámara se sitúe a una altura y en un ángulo adecuado y el encuadre muestre la postura y el espacio de trabajo.


· Condiciones tecnológicas: será necesaria una conexión a Internet rápida y estable, preferiblemente por cable. También conviene disponer de un teléfono por si se interrumpe la comunicación y no tener otras aplicaciones abiertas que interfieren. Es importante que los equipos utilizados dispongan de antivirus y restricciones de acceso.


Recomendaciones prácticas

Tal vez los puntos más interesantes de esta guía sean las recomendaciones concretas que ayudan al profesional a tomar decisiones y a adaptar su práctica a este formato para maximizar su eficacia. Algunas de estas recomendaciones serían las siguientes:

· Evaluar que el cliente se maneja bien con las tecnologías o contar con algún colaborador presencial que pueda ayudarle con esto.

· Apoyarse en recursos multimedia para pedir feedback y adaptar los recursos y el lenguaje a este medio. Por ejemplo, emails con instrucciones, videoclips, registros automáticos, etc. También se pueden utilizar estos apoyos para remarcar las tareas explicadas durante la sesión, para modelar procedimientos o para enviar lecturas relevantes o pedir feedback.

· Ser cuidadoso y habilidoso con la expresión del mensaje, especialmente si es escrito, pues las palabras pueden tener mayor peso.

· Ser más explícitos, especialmente respecto de las emociones y reacciones de los interlocutores.

· Contactar con el cliente por correo electrónico antes de la primera sesión para solicitar datos personales, resolver dudas y promover la familiaridad.

· Ajustar expectativas y aclarar la naturaleza de la terapia.

· Dar máxima seguridad y sensación de control al cliente (confidencialidad, requisitos técnicos, dificultades que puede tener, etc.).

· Ajustar el ritmo reduciendo la velocidad de las verbalizaciones.

· Enfatizar la comunicación no verbal.

· Emplear habilidades de escucha activa con más frecuencia.

· Ofrecer más vías de comunicación (email, mensajería instantánea…).

· Pedir feedback de si se ha entendido el mensaje.

· Plantear las preguntas de forma secuencial y esperar a que se respondan por completo.

· Resolver las dificultades en la comunicación con empatía (p. ej., interrupciones).

· Tratar con el cliente si se siente “raro” usando este medio.

· Usar recursos que ayuden a expresar emociones como emoticonos u otros aspectos no verbales.


Debemos recordar que las contingencias que operan en el contexto online pueden ser diferentes de las que operan en el formato presencial. Por ejemplo, puede producirse un efecto de desinhibición que haga que algunas personas actúen o se expresen de manera más abierta que en el formato cara a cara.




6 vistas

Centro de Capacitación, Atención, Desarrollo e Innovación Profesional S.C 

Atención a Clientes

01 800 990 1104

  • Facebook CCADIP
  • CCADIP Instagram
  • Visitanos
  • Whatsapp

Servicios

Jurídico

Psicología

Comercial

Capacitaciones

Curso Talleres en

Jurídico

Psicología

Comercial

© Copyright 2019. Derechos Reservados. Diseño y Desarrollo por NandoMarce ©