• ccadipmx

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, TDAH.




El TDAH es un trastorno psiquiátrico de origen biológico, a nivel cerebral y con transmisión genética que afecta la capacidad del niño/adolescente/adulto de:

  • Regular su nivel de actividad (hiperactividad).

  • Inhibir o frenar sus ideas, pensamientos o comportamiento mostrándose como impulsivos.

  • Prestar completa atención a las actividades que realizan, siempre están dispersos.

Características del TDAH:


a) Un nivel de inatención, hiperactividad e impulsividad inadecuado para la edad del niño.

b) Los síntomas empiezan antes de los 7 años.

c) Afecta negativamente al niño/adolescente en al menos tres ambientes de su vida: familiar, escolar y social.

d) No se debe a otro problema psiquiátrico, por ejemplo: ansiedad, depresión.

f) Ni a un problema médico, una sustancia (alcohol, drogas) o a alguna medicación. Por lo tanto, la presencia de los síntomas no es suficiente; es necesario que los síntomas tengan un impacto en la vida del niño.


Consecuencias del TDAH:


El TDAH tiene un efecto muy negativo sobre el que lo padece. A largo plazo, y si no se trata correctamente, produce una disminución del rendimiento académico que desemboca en fracaso escolar. Esto dificulta su paso a cursos superiores. Si pasan curso, no dominan la materia anterior y la base de conocimientos del niño se hace cada vez más endeble. Además, afecta al desarrollo social y emocional del niño. Debido a los múltiples problemas en las relaciones con los compañeros por su impulsividad, los niños con TDAH tienden a tener pocos amigos, poco duraderos, y las relaciones son menos estrechas. Debido a los fracasos repetidos en el colegio, las discusiones con los amigos y con los padres por malas notas y mal comportamiento son frecuentes los síntomas depresivos e incluso la depresión en los niños con TDAH. Algunos niños con TDAH desarrollan comportamientos negativistas: desobediencias progresivas, desafío a la autoridad y, poco a poco, problemas de conducta mayores, e incluso, abuso de alcohol y drogas. Los niños con TDAH que no reciben tratamiento correcto suelen alcanzar trabajos o profesiones por debajo de su capacidad.




Tipos de TDAH:

  • TDAH tipo hiperactivo-impulsivo (el niño sólo presenta hiperactividad e impulsividad) que es muy poco frecuente.

  • TDAH tipo inatento (el niño tiene inatención).

  • TDAH tipo combinado (el niño presenta los tres síntomas: hiperactividad, impulsividad e inatención) que es el más frecuente.

¿Puede un niño con TDAH no ser hiperactivo?


Claro que sí. No todos los niños con TDAH son hiperactivos. Los niños con TDAH tipo inatento no tienen hiperactividad o impulsividad; sólo presentan síntomas de inatención: cometen errores por no prestar atención a los detalles, no mantienen la atención en tareas largas, parece que no escuchan, tienen dificultad para completar órdenes complejas (dejan las cosas a medias), evitan las acciones que requieren esfuerzo mental (dejan los deberes siempre para el final), son muy desorganizados, pierden cosas, son olvidadizos y se distraen con facilidad. Los niños con TDAH tipo inatento pueden pasar inadvertidos en clase porque no molestan.

¿Qué es el trastorno Hipercinético?


Es una forma grave de TDAH donde están presentes a la vez hiperactividad, impulsividad e inatención (similar al TDAH tipo combinado grave) con repercusión muy grave en la vida del niño a nivel escolar, familiar y social, que frecuentemente se acompaña de problemas de conducta negativista desafiante (“el espíritu de la contradicción” o “si yo digo blanco, él dice negro”). Esta terminología ha sido históricamente más utilizada en Europa.



Diferencias entre el sistema DSM-IV-TR y el CIE-10 de la OMS


Las diferencias en los criterios diagnósticos entre el sistema CIE-10 (Organización Mundial de la Salud, 1992) y DSM-IV-TR (American Psychiatric Association, 2000) son importantes para entender los diferentes estudios. Para diagnosticar un trastorno hipercinético, según la CIE-10, el paciente debe presentar al menos seis síntomas persistentes de inatención tres de hiperactividad y uno de impulsividad en más de un ambiente de la vida del niño. Sin embargo, el sistema DSM-IV-TR define el TDAH de forma más amplia. Requiere para el diagnóstico la presencia de al menos seis síntomas de inatención o seis de hiperactividad/impulsividad para los tipos inatento o hiperactivo/ impulsivo, o seis síntomas en ambas áreas (al menos 12 en total) en el tipo combinado. Los síntomas deben estar presentes antes de los 7 años en, al menos, dos ambientes de la vida del niño, y durar seis meses, al menos. El trastorno hipercinético de la CIE-10 define un síndrome más grave y menos frecuente, y el DSM-IV-TR, un síndrome con tres posibles tipos: hiperactivo/impulsivo, inatento y combinado, con la posibilidad no contemplada en la CIE-10 de que un niño con el tipo inatento pueda no tener ningún síntoma de hiperactividad/impulsividad. Siguiendo los criterios de la CIE-10, es más probable que el niño con el tipo inatento no sea diagnosticado y su trastorno quede sin detectar, produciendo un falso negativo. Si seguimos los criterios del DSM-IV-TR, es más probable diagnosticar las formas leves de hiperactividad e inatención como TDAH, con riesgo de obtener falsos positivos en el diagnóstico.[1]





[1] Convivir con Niños y Adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad ©2008. Editorial Médica Panamericana.

43 vistas

Centro de Capacitación, Atención, Desarrollo e Innovación Profesional S.C 

Atención a Clientes

01 800 990 1104

  • Facebook CCADIP
  • CCADIP Instagram
  • Visitanos
  • Whatsapp

Servicios

Jurídico

Psicología

Comercial

Capacitaciones

Curso Talleres en

Jurídico

Psicología

Comercial

© Copyright 2019. Derechos Reservados. Diseño y Desarrollo por NandoMarce ©