top of page

Estimulación del lenguaje en las primeras etapas




Los signos más seguros de que un niño se está desarrollando normalmente son las expresiones faciales atentas, los ojos atentos y la curiosidad acerca del medio que le rodea. El principal factor determinante del desarrollo social, emocional y lingüístico de un niño es la cantidad de contacto positivo que tiene con sus padres y otros cuidadores. Las experiencias durante los primeros 3 años determinan las “conexiones” permanentes del cerebro.


La comunicación con el bebé está presente desde el nacimiento, incluso diversos estudios indican que dentro del vientre materno los fetos ya oyen la voz de la madre. La estimulación en los primeros años de vida del bebé es fundamental ya que en esta edad el niño tiene mayor plasticidad cerebral y es una esponja, todo lo absorben.


Por esto, la estimulación del lenguaje oral del niño desde el nacimiento hasta la edad adulta es muy importante. La relación que mantenga con sus padres y los estímulos que estos reciban, son fundamentales. Los niños son selectivos con las rutinas de interacción entre padres-hijos. Así aprenderá los turnos de intervención.


Se comenta en la vida cotidiana que los hijos son el fiel reflejo de los padres, y así suele ser ya que los pequeños aprenden por imitación. Por esto que es necesario que los padres adopten algunas pautas para ayudar a estimular y facilitar el desarrollo óptimo del lenguaje verbal de su niño, asegurando así un proceso de adaptación y ajuste al medio.


¿QUÉ PUEDO HACER?

  • Cuando hable con el niño procure situarse de frente, de forma que éste pueda ver sus ojos y su boca.

  • Motive al niño para que se interese por la comunicación (“que hable, aunque no lo haga bien”).