top of page

Dispraxia



El término dispraxia proviene de dis (dificultad o anomalía) y praxis (práctica). Se le suele denominar "síndrome del niño torpe“. Es una alteración patológico psicomotriz que se manifiesta con una dificultad en el manejo del cuerpo, del espacio y del tiempo.


Puede afectar, a diferentes niveles, a la motricidad fina, la motricidad general y el equilibrio. No implica deficiencia intelectual, aunque es habitual que se acompañe de trastornos del aprendizaje, del lenguaje, motores y del desarrollo sensorial y emocional.


Características:


  • Torpeza y lentitud para ejecutar movimientos coordinados.

  • No pueden controlar los músculos para producir o secuenciar los sonidos.

  • Es habitual que se acompañe de trastornos del aprendizaje, del lenguaje, motor y del desarrollo sensorial y emocional. Por lo cual conduce a un deterioro en el proceso de aprendizaje.

  • Tanto los niños como los adultos afectados por este trastorno tienen dificultades para realizar las tareas habituales, tales como el arreglo personal, las labores domésticas y la conducción de vehículos.

  • Además, se les hace difícil mantenerse en un lugar de trabajo.



Causas:


  1. Algunos especialistas apuntan que en edades tempranas la dispraxia podría deberse a lesiones cerebrales por inmadurez en el desarrollo de las neuronas o por anoxia (falta de oxígeno) durante el parto.